El coraje en los tiempos modernos

El coraje pareciera ser la virtud de algunos pocos al relacionarlo con una valentía sin límite, glorificada al punto de dar la vida en favor de los demás, reservada sólo para valientes héroes protagonistas de hazañas increíbles. Pero en el coraje no solamente encontramos muestras de valentía a través de la fuerza, sino, también como su etimología lo indica, una valentía que sabe mostrarse a través del corazón.

Una definición de coraje lo relaciona con un estado emocional  capaz de superar una amenaza y que puede ser acompañada con miedo, tristeza o ira.

Martín Luther King, Gandhi o Mandela por nombrar algunos, en su contexto mostraron una valentía significativa en favor de los demás. Con coraje se enfrentaron a situaciones límites con el fin de defender principios sobrepasados por intereses sociales.

Está claro que ninguno de nosotros puede colocarse a la altura de estos personajes, que visto desde una perspectiva general, se ven como personas valientes, pero al observar sus discursos y las consecuencias de ellos, podemos decir cabalmente que se trata de personas con coraje.

Una gran diferencia

Entre la valentía y el coraje existe una diferencia que pasa a través del miedo. El valiente no siente miedo, una persona con coraje, siente el miedo, y con responsabilidad enfrenta su cometido.

“Solía decir que había una diferencia entre la valentía y el coraje. Valentía era hacer algo peligroso sin pensar. Coraje era caminar hacia el peligro, a sabiendas de los riesgos”. Gayle Forman.

Enfrentarse a cambios importantes en la vida, conlleva a vivir haciendo uso de la valentía, cuando no se tiene coraje.

Una gran verdad es que, si queremos llegar donde nos hemos propuesto, en el trayecto vamos a necesitar de mucho valor personal. La vida nos ofrece miles de decisiones, de las cuales más de alguna necesitará una dosis de coraje.

El coraje no es lo mismo para todos como dice Joe WIlner, “Una persona puede necesitar valor para llegar y hacer nuevos amigos. Podemos necesitar de coraje para pedirle a nuestro jefe un aumento, o para tener una conversación importante con nuestro cónyuge”.

El coraje del cambio

La experiencia de enfrentar cada día su propio afán, nos permite ir descubriendo el coraje que llevamos dentro, aumentando la confianza en nosotros mismos, creyendo que somos capaces de hacer frente a las decisiones que tenemos por delante.

¿Por que llevar una vida de rutina, cuando podemos aventurarnos a nuevos desafíos? Experimentar cambios en la vida, es un valor agregado hacia una mejor calidad de vida; esta última no sólo se mide en el plano material, sino, también en el plano psicológico. Un cambio de trabajo, un cambio de casa, o un cambio de residencia, puede ser un remedio para los males modernos.

Decisiones importantes necesitan ser pensadas, evaluadas y muy bien informadas; a veces vienen con el ingrediente del miedo; ese miedo paralizante que a muchas personas no las deja avanzar; pero cuando se tiene el coraje, las ruedas del cambio comienzan a moverse.

En algunas ocasiones la vida moderna, nos obliga a adoptar una mentalidad ganadora cuando se quiere seguir avanzando. Ganar en cada terreno de nuestras obligaciones, objetivos, y tareas cotidianas que nos hemos propuesto. Vencer a ese enemigo que no es otra cosa que nuestros propios límites impuestos por nosotros mismos.

Necesitamos descubrir cada día, nuevas oportunidades para expandir nuestro potencial, y así usarlo en las obligaciones que nos han atribuido y que con gusto hemos aceptado.

El coraje lo llevamos dentro y presto a relucir cuando lo necesitemos, que por lo visto está siempre para cosas mayores, situaciones importantes acompañadas de decisiones trascendentes que la vida nos puede ofrecer.

El uso del coraje nos hará ganar confianza y experiencia, al vivir en un mundo donde suele visitarnos el temor.

@AlexPonceAg

* Si te gustó este post comparte el enlace y participa dejando tu comentario, también te puedes suscribir al blog, es gratis!

También te podría gustar...

Suscríbete al Blog

Suscríbete al Blog

Recibirás una vez al mes los mejores artículos en tu correo.

¡Hecho!